martes, 22 de febrero de 2011

IMPERDONABLE DESCUIDO


El sábado retornamos a casa y desafortunadamente llovió sobre mojado con respecto a mi salud, es que me agarró un resfriado tan fuerte de aquellos que te descomponen totalmente el cuerpo.
Así que no me quedo más remedio que ir a una farmacia a comprar un antigripal. Aproveche que estaba en casa la señora que nos ayuda en la limpieza para salir, apenas regresé me dijiste: mamá compraste medicinas (asumí que ese comentario lo hacías porque eso fue lo que te dijo la señora de la limpieza para justificar mi repentina ausencia de casa)
Te dije que si y tú me preguntaste ¿Por qué? Y yo te respondí: porque me duele la garganta, la cabeza y todo el cuerpo y te las mostré.

La señora se marcho de casa y yo tome una pastilla con el propósito de eliminar los síntomas, la pastilla me dio somnolencia y yo me quede dormida por espacio de 20 minutos y te pronto te acercaste a mi y me dijiste: mami ya me tome las pastillas, ya no me duele la barriga, di un salto y corrí hasta tu cuarto y vi 5 pomitos abiertos de unas medicaciones homeopáticas, miré en su interior y todas estaban vacías y yo recordé que en cada pomito había un promedio de 25 bolitas, pero el recuerdo era vago porque la medicación era de aproximadamente 2 años atrás aunque los pomitos tenían como fecha de vigencia hasta junio del 2013. Me desesperé lo primero que atiné fue llamar a papá y él como siempre me calmo y me dijo que iba a conseguir en ese momento el teléfono del doctor. En ese ínterin te pregunte Mika ¿cuántas pastillas te has comido? y tú me respondiste: muchas, y yo te volví a decir a recalcar cuántas y tú me respondiste: cien (es el número que das cuando haces referencia a un montón)
Además de ello vi la silla que habías utilizado para subir a lo alto del armario, donde “por precaución” tenemos todas las medicinas.

Ante tu respuesta me imaginaba llevándote a la clínica para que se te hiciera un lavado gástrico, papá llamó a los minutos y me comentó que solo había conseguido el teléfono fijo del consultorio del doctor cuando llame me contestó una persona que al escucharme bastante desesperaba me dio el celular del doctor sin mayor explicación.
Debo confesar que me moría de vergüenza comentarle al doctor que en un descuido mío habías ingerido el contenido de 5 pomitos y atropelladamente le di el nombre de los 5

El doctor me calmo y me dijo que no me preocupará que la homeopatía utiliza micro dosis y que inclusive así ingirieras 30 frascos no te haría daño alguno y lo único que me recomendó fue una taza de manzanilla (al final no escuche si la recomendación era para ti o para mi)

Eso me calmo y te explique que no debías tomar las medicinas y que tampoco debías subir a zonas muy altas. No tuve la certeza si comprendiste a plenitud, pero a los 10 minutos te vi volar hacia el baño. Fui el inicio de una gran diarrea que no paró hasta el día siguiente, tanta fue su magnitud que tu andabas y te bajaba agüita del potito, y ante ese hecho bastante inusual tu me preguntaste ¿mami que le pasa a mi poto? Allí con más lujo de detalles te explique que ello era porque tú habías tomado las medicinas sin permiso de mamá y que el tomar las medicinas había originado que fueses al baño con mucha frecuencia y además terminarás con heridas en el potito, Definitivamente la causa y efecto fue tan rápido y tan evidente que espero que tanto tú y yo hallamos aprendido la lección.

8 comentarios:

paraayudaratomas.blogspot.com dijo...

Rosìo!!! què susto! Gracias a Dios que no fue nada!!!

anabel dijo...

oh, no quiero ni imaginarme el susto. Afortunadamente, ya pasó con buen final.
Muchos besitos las dos :)

Graciela dijo...

Qué susto Rosio! nos puede suceder a tod@s las mamás y papás ohhh

Por suerte no ha sido nada, ahora a esconder todas las medicinas...hasta las más simples.

Que se recuperen pronto las dos, para eso Besitos :)

Betzabe dijo...

Rosio lei que en la homeopatia usan lactasa eso debe haber sido lo que le dio la diarrea por la cantidad que ingirio, pero al ver que se trataba de homeopatia y su famosa dilusion que no queda ni un atomo de la sustancia sino la memoria, supe que no le haria daño. Estoy segura que lo que le afecto fue el "vehiculo" no el "agente activo", puedes estar tranquila. Aunque no se donde guaradaras las medicinas jijiji
:)

Marina dijo...

Qué susto!!!! Son cosas que pasan, más cuando estamos sobrepasados de cosas. Espero que te recuperes pronto, vos y ella! o también estoy engripada y con un dolor de huesos terrible!!!
Besotes

María mamá de Javi dijo...

Ay Rosio como me alegro que quedara en un susto, me puedo imaginar como la pasarías.
Y es que estas cosas pasan y mañana mismo voy a ver como me las ingenio para poner los medicamentos mas arriba todavía.
Espero que os mejoreis las dos. Un beso muy fuerte

Anónimo dijo...

Pase una situación similar con mi hijo...cuando por un descuido se tomo una pastilla de Daizepan de 10mg cuando tenia 3 añitos...cuando lo vi desvanecerse en mis brazos casi desfallezco, felizmente un lavado gástrico término con la pesadilla...

Felizmente ya paso en el casi de Mika...solo que no vuelva a ocurrir

Ana Nuñez dijo...

Hola Rosio, que bueno... si yo estuviera más cerca de ti te hubiese tranquilizado, Laura en una ocasión ingerio también una cantidad importante de bolitas de un medicamento homeopático y como una loca busque a la doctora, por suerte que dijo exactamente lo que te han dicho a ti sobre los medicamentos homeopaticos. BEsos.