domingo, 8 de julio de 2012

OCURRENCIAS Y RESPUESTAS INESPERADAS


Siempre nos sacas una sonrisa a veces una sonora carcajada, muchas veces tenemos que cabrear tu abrumadora lógica, y a veces nos quedamos boquiabiertos porque nos demuestras que sabes más de lo que nosotros suponemos.

Aquí algunos ejemplos:

Últimamente estas afanada en hacer cosas de material reciclado, justo ayer hacías un gato con ruedas, y para que las ruedas encajen y pudieran rodar vienes hacia mi y me pides tornillos. Te digo que me esperes que buscaré en las cosas de papá (que dicho sea de paso me demore en ordenar casi un mes). Sé por ello donde están, sacos unos pequeños envases donde he ordenado algunas “piezas” de acuerdo al tamaño y a la forma pero que no tengo muy en claro como se llaman. Te doy uno de ellos y tú me miras fijamente  y me dices: Mamá esto no es un tornillo, es una tuerca te equivocaste. Corro hacia internet busco imágenes de tuerca y tornillo y me doy cuenta que tienes la razón.

Estas conversando con papá y como lo tienes cerca de ti, le miras las pestañas y le dices papá tienes que cortarte las pestañas. Papá te pregunta porque y tú le respondes: es que tienes pestañas de niña muy curvas y largas.

Estamos trabajando tu material para el taller de habilidades sociales y escojo que harás tu historia de kello kitty porque es tú personaje de moda y sé que con muchas ganas crearás tu historia, la dibujarás y ya en el taller actuarás.
Terminamos de dibujar la historia donde kitty tiene un pequeño dialógo y cuando casi doy por concluida la tarea me dices, mamá esta mal la historia, te pregunto porque y me dices: es que kitty no puede hablar porque no tiene boca. En ese momento recién me percato en lo que dices, de verdad que tuve que recurrir a mil artimañas para convercerte que al menos por ese día kitty podía hablar.

De pronto le empiezas a cuestionar a papá sobre el descubrimiento de américa, papá te hace una pequeña reseña y van y viene las preguntas. De pronto papá te comenta: y llegaron en tres carabelas antes que empiece a nombrarlas tú le cortas y le dices no yo lo digo. Papá se extraña porque supone que nunca antes has conocido sobre el tema y para su asombro las nombras correctamente: la Niña, la Pinta y la Santamaría, papá te cuestionada sobre como sabes y tú muy suelta de huesos le dices; es que lo leí en el periódico (¡¡??).

1 comentario:

MamideGlori dijo...

No puedo mas que asombrarme de cuánto se parecen nuestras hijas. Un abrazo desde el otro lado. Me gusta leeros y simpre me parece estar viendo un espejo de mi hija.