lunes, 14 de junio de 2010

ESTRATEGIAS NADA SUTILES


Cuando eras un poco más pequeña, hacías MEGA berrinches, la razón principal era tu nula o escasa comunicación verbal. Entonces empezaba el llanto, seguido de gritos ensordecedores y por último corrías de pared en pared golpeándote la cabeza o en el mejor de los casos tu cuerpo.

Los berrinches fueron disminuyendo en frecuencia y en magnitud conforme fuiste adquiriendo lenguaje o cuando entendiste que a pesar de tanto barullo no ibas a conseguir nada.
Pero vinieron otras formas de comportamiento inadecuado que en algunos casos lo tomamos como actos involuntarios: Como por ejemplo, el que cada vez que tuvieras un Mega berrinche te orinarás en los pantalones, la explicación más lógica que encontrábamos fue que tus gritos incontrolados y la rabia contenida, era mayor a tu poder de control tus esfínteres.
Así que cada vez que iniciabas un berrinches te llevábamos corriendo al baño quisieras o no.

Últimamente has vuelto a hacer berrinches, pero esta vez acompañado de un pedido verbal, que la mayoría de veces es: no quiero ir al colegio o no quiero ir a la casa, porque todo el tiempo pides: ir a la casa de tus abuelos, primos, granja, parque, etc., etc.

La última vez fue cuando hace algunos días, regresabas de tu colegio y papá te llevo a casa. Tú pedido unas cuadras antes de llegar a casa fue: Quiero ir a la casa de la abuela Rosa.
Papá no te dijo nada, pero apenas te diste cuenta que no era el camino a la casa de la abuela Rosa, sino a nuestra casa, empezó el berrinche.
En esos casos papá es más sereno, su estrategia es no dejarte salir del carro hasta que no te pase el berrinche.

Tú estabas sentada junto a él, así que el te vio hacer un pequeñísimo esfuerzo y de pronto tú gritaste: hecho pichi en el pantalón, papá te toco y estaba completamente seco. Y te lo comunico. Pasado unos minutos volviste a hacer el pequeño esfuerzo (un pequeño puje) y volviste a gritar: hecho pichi en el pantalón. Efectivamente estabas un poquito mojada, lo suficiente para que papá te bajará del carro para cambiarte en casa.
Pero papá ya había podido evidenciar que en ambos momentos, esa alerta de haberte orinado, no era producto de un problema de control de esfínteres, sino que ambas situaciones habían sido totalmente intencionadas

Me costo creer, pero lo pude constatar este fin de semana. El sábado estuviste mal de salud (vómitos por una mala digestión) y casi todo el día dormiste. Así que el domingo tuve que levantarte más temprano de lo usual para no desarreglar nuestros horarios de la semana. Pero a ti no te gusto nada esa decisión, así que desde temprano empezaste a buscar lío, cualquier cosa te molestaba y era un No rotundo a cualquier actividad que te propusiera.

Pero hay cosas en las que no podemos negociar, así que como no te deje hacer algo inadecuado, tú tomaste eso de justificación para empezar un berrinche. Mi estrategia fue no hacerte caso, ignorarte por completo.. Entonces tu te paraste a mi lado y empezaste a pujar y a gritar: hice pichi en el pantalón, pero desafortunadamente (para ti) por más que pujabas no salía ni una gota (ya que te había llevado al baño apenas te habías despertado) Por algunos minutos pude verificar el esfuerzo que hacías para mojarte pero en forma medida, lo suficiente para cambiar mis planes u acciones o echar por tierra mi teatralizada paciencia.

Pero yo seguí ignorándote, así que cambiaste de estrategia, agarraste un poco de papel higiénico (limpio) y te lo metiste en la boca. Yo por supuesto miraba de reojo pero seguí ignorándote, tú viniste hacia mi y me buscaste los ojos, como no te hice caso, me dijiste: Micaela, comer papel higiénico. Igual y ante mi pesar tuve que aguantarme las ganas de decirte algo, aunque por dentro me moría de miedo que el papel te causará más problemas estomacales. Lo único que me quedo fue quitarte el papel que tenias de la mano y poner en alto el rollo, estuviste midiendo por algunos minutos más hasta que desististe y te fuiste a tu cuarto a jugar.

En conclusión nos dimos cuenta que muchas veces nos habías manipulado. Que el término pobrecita o “no entiende” ya debió ser desterrado hace mucho tiempo. Y que en definitiva tu condición no es limitante para establecer estrategias para salirte con la tuya.

5 comentarios:

anabel dijo...

¡qué bueno que os hayáis dado cuenta! Nuestros pequeños son niños por encima de todo. A veces es difícil diferenciar qué conductas se deben al autismo, y cuáles a que son niños pequeños. En vuestro caso, genial.

Muchos besotes :)

MAGALI dijo...

Yo tambien recuerdo los dias de rabietas en Manuel... Uff aquellos dias y cada vez que osa hacer una lo ignoro como tu totalmente...
Que penita que Mika este enfermita... Ojala ya este mejor...
Realmenteme alegra mucho que ya te comunique todo lo que quiere hacer .. Ojala pronto Manuel ya empiece a hacerlo...
Ya esta dejando el mordeerse el polo asi que veo pequeños pero grandes avances...
Espero pronto reencontrarnos en msn o facebook..
Cariños
Magali y Manuel

Marina dijo...

Rosio, muy buena entrada. Muchi para aprender. Constantino no era de hacer muchos berrinches, Salvador, ya se podría ganar un oscar o algo así. Cdo solo es berrinche ignoro, hasta ignoro si se pega o se tira del pelo, pero la cabeza contra el piso... es muy fuerte, hoy las terapeutas me explicaron bien qué hacer para no reforzar la conducta y evitar que se lastime.
Besos!!!

María mamá de Javi dijo...

A mi me pasa mucho, como dice Anabel saber distinguir las conductas asociadas al aurismo y las propias de la edad.
me parece muy positivo que Mika comunique tanto, que cada vez tenga más estrategias aunque a veces no sean las mas adecuadas,pero bueno de lo negativo siempre se saca algo positivo.
Seguro que al no reforzarle esa conducta va desapareciendo.
Muchos besos guapa!!

Georgina y mi bebe Nicolas. dijo...

Hola Rosio:

Fijate una cosa que tu cuentas que Nicolas hace igualita.

Cuando vamos caminando por la calle con Nicolas y el se da cuenta que cambiamos la direccion hacia el parque....se pone furioso, hace rabieta, se tira al suelo. Mi hijo parece tener el mapa de la colonia en la cabeza, sabe exactaente donde tenemos que dar vuelta para llegar al parque...la verdad eso me ha impresionado un poco.

"Manipulacion" la palabra maravillosa, yo tambien siento que mi hijo me manipula al extremo...y como aun no sabe comunicarse pues es dificil controlar estas situaciones.

Gracias a Dios las autolesiones (golpearse en la cabeza) no han regresado, las rabietas incontrables siguen y se bien que es dificil.

Y coincido con Marina, tu entrada es buenisima Rosio, con Mika ya nos llevas mucho camino adelantado y podemos aprender muchas cosas de ti.

Georgina.