viernes, 27 de febrero de 2009

APAGA EL MAR


Me has dicho esa frase tantas veces, mientras tapas tus orejas con tus manitas, cierras con fuerza tus ojos, enroscas tu cuerpo como un caracolito y emites sonidos de dolor.
Es cierto vivimos frente al mar, pero su sonido que para mí a veces es casi imperceptible, a ti te causa mucho sufrimiento. Trato que tu dolor físico no nuble mis pensamientos, ya que debo pensar como cambiar tu atención de ese estimulo que no veo, oigo o siento. Te abrazo fuerte, tú te pegas a mi regazo como queriendo volver a mis entrañas.
Te canto o te cuento un cuento y poco a poco tratas de dormir, casi siempre ayudada por medio gramo de melatonina que te permite con mayor facilidad conciliar el sueño. Poco a poco vas bajando tus manitas, enderezando tu cuerpo y entras a ese sueño profundo que desde hace no mucho, disfrutas.
Y entonces empiezan mis cavilaciones, me acuerdo de lo escrito por Temple Grandin (persona con autismo de alto funcionamiento)
”Un niño con autismo cubrirá sus orejas porque ciertos sonidos hieren sus oídos. Es como una reacción de sobresalto excesivo. Un ruido súbito (igual que uno relativamente débil) a menudo hará que su corazón galope o corra”.
Y me pregunto como te ayudo. Y surgen los pendientes, la prueba de potenciales evocados auditivos, que es importante, pero después de una evaluación de prioridades no fue catalogado de “urgente”. Estas últimas noches cambio de categorización
Entrenamiento auditivo o entrenamiento para la integración auditiva (método Tomatis, Guy Bernand, etc), no hay en el país, fuera de él; por ahora inalcanzable económicamente.
Estimulación auditiva, en cantidades industriales, pero al parecer todavía insuficiente.
Si Mika, tu sensibilidad auditiva es uno de tantos frentes donde tenemos que pelear, pero allí estamos, en primera en fila.

7 comentarios:

paraayudaratomas.blogspot.com dijo...

Pobrecita!!!! Me duele a mi escucharla!! Ya se le pasarà amiga. Tomàs, al escuchar una moto, se tapaba los oìdos y cuando escuchaba un taladro, era terrible.
Poco a poco fue madurando y hoy, que casi tiene 7 años, no lo hace màs. El mètodo Tomatis me contaron que es muy bueno pero carìsimo.
A lo mejor una buena terapeuta ocupacional te ayuda.
Cariños

Kantu dijo...

Lau:
Muchas gracias por pasar por mi blog.
Se que la gran mayoría de nuestros niños tiene ese problema y que va desapareciendo cuando van alcanzando mayor madurez neurológica. Que bueno que Tomi ya no tiene ese problema.
El método Tomatis es mi sueño para ella, pero no hay en este país. Pero ya encontraré algo que lo sustituya.
Al inicio del tratamiento tenía una terapeuta ocupacional muy buena, pero tuve que prescindir de ella por cuestiones económicas, pero dada la necesidad recurriré nuevamente a ella.
Un abrazo a la distancia

Laura dijo...

Hola...
Hoy justamente llevaba a Agus a su neurolinguista, cuando me di cuenta de que a media cuadra habia una cuadrilla que arreglaba la calle...Eran dos hombres con taladros que ensordecian a cualquiera.
Inmediatamente lo miré a Agus, porque solía agarrarle pánico y tambien, se tapaba los oidos(tengo fotos de un cumpleaños, en donde se tapaba los oidos por el ruido). Afortunadamente Agus siguió caminando, me miró en una oportunidad como asustado, y le dije que los señores estaban arreglando la vereda, que no tuviera miedo(el no habla, pero pareciera que entendio todo lo que dije)
Al igual que el comentario de LAU, te cuento que Integracion sensorial lo ayudó muchisimo, y hace solo seis meses que va, si podes hacelo, porque la va a ayudar mucho. No se como es allá, pero aca, gracias a Dios, la obra social debe cubrirlo.
Un beso gigante y mucha fuerza...

Kantu dijo...

Gracias Laura.
Si como le contaba a Lau, al inicio trabajaba con una terapeuta ocupacional. Y claro conocia mucho el tema de integracion sensorial.
Ahora la tendre que buscar nuevamente
Trabajamos mucho en ese tema. Por ejemplo ella es hiposensible al tacto. Le gusta que le aplaste. Que le toque fuerte. A veces de la nada viene y me dice abrazame, antes cuando no hablaba nada de nada me tomaba de la mano y yo no entendia nada. Después la necesidad hizo que aprendiera la palabra upa y hoy ya dice abrazame.
¿Que otros problemas tendrá mi hija que todavia no logra transmitirme?. Poco a poco iré descubriendo.
Aca en Perú todo los gastos lo cubre el bolsillo de papá y mamá.

viviana dijo...

Mi querida amiga, que hermoso post,...........qué emoción le pones a tu relato que no es ficción es la REALIDAD que enfrentamos tantos padres con niños o jovenes con autismo,....mi hijo también pasó por esa etapa, pero luego se extinguió, ten esperanza que las cosas tienden a mejorar.
Un beso,...... y que impotencia que nuestro gobierno no apoye para nada a las personas especiales,..... son buenos para nada!!!.
Abrazos.
Vivi

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

Te espera un premio en el blog de Tomi
besos

Kantu dijo...

Gracias Lau por el premio.
Desde ayer estoy tratando de incorporarlo al blog, pero tengo dificultades.
Nuevamente gracias.