lunes, 14 de marzo de 2011

INFELIZ ENCUENTRO CON UNA DISCIPULA DE BRUNO BETTELHEIM


Estamos de vacaciones y aprovechamos el tiempo para realizar muchas actividades pendientes, entre ellos reunir todos los requisitos para realizar la inscripción de Mika en el Registro Nacional de Personas con Discapacidad. Uno de los requisitos es obtener un documento que certifique su discapacidad, el cual debe solicitarse en los establecimientos hospitalarios del sector público (Ministerio de Salud, Instituto Peruano de Seguridad Social (ESSALUD) o aquellos asociados a la policía, ejército, fuerza aérea o la marina)).

En nuestro caso, nosotros decidimos ir a ESSALUD, porque somos asegurados de ese régimen de salud, pero desde hace tiempo no lo podíamos hacer porque antes de sacar una cita por teléfono debíamos ir al policlínico al cual estábamos asignados para abrir la historia médica de Mika. Como verán nunca antes Mika había hecho uso de este seguro porque el tiempo para obtener una cita y la espera en la cita era demasiada larga para la poca tolerancia de Mika, así que siempre decidíamos ir a un consultorio privado.

Pero en este caso no hubo más remedio, así que hace tres días decidimos ir a nuestro policlínico asignado y nos dijeron que todos los que vivían en mi distrito habían sido trasladados aún policlínico recién inagurado. Así que nos trasladamos a ese lugar, hice cola (fila) durante 30 minutos para poder sacar la cita, cuando le pedí a la señorita cita con el neurólogo pediátrico me contesto que esa especialidad no había en ese policlínico y que la única especialidad disponible era pediatría y si el doctor que me atendía veía conveniente el trasladado de esa especialidad en un hospital lo haría.

Felizmente nos dieron turno ese día e incluso decidimos que Mika faltará a una terapia con tal de disponer a la brevedad del documento de certificación.
Como faltaba dos horas para la cita, decidimos realizar en ese lapso de tiempo otras actividades que teníamos pendiente, lo que significó correr de un lado a otro. Pero llegamos en punto a la cita y nos dijeron que previa a ello debíamos pasar por el tópico para que pesaran y tallarán a Mika.
Para esta actividad esperamos más de media hora pero la espera se nos hizo eterna porque a parte de las actividades previas, Mika iba de un lado a otro, sobretodo acercándose a los bebitos, queriéndolos tocar y cargarlos (porque al igual que a los animalitos siente mucha atracción por ellos).

Culminado la actividad nos solicitaron ir hacia el consultorio del pediatra, como aún estaba atendiendo a un paciente, Mika y su papá se fueron a sentarse en un lugar alejado (porque los asientos cercanos al consultorio estaban ocupados). Yo me puse junto a la puerta y cuando salio el paciente que estaba atendiendo me acerqué a la puerta, ella me miro y me dijo: esto es consultorio de pediatría, le dije que si sabia pero que mi hija y mi marido venían en camino.

Ya dentro del consultorio me hizo la pregunta (de siempre) ¿y que los trae por aquí? Le dije que Mika había sido diagnosticada dentro del espectro autista y requeríamos ver a un neuropediatra. Seguidamente ella me pregunto ¿y Ud. sabe que es el autismo? sin ánimo de soberbia y en tono conciliador le deje: si doctora en el lapso que mi hija tiene diagnosticada he realizado una maestría empírica sobre autismo.

Minutos después Mika empezó a hablar solita y lo que hacia era repetir todo el dialogo de un capítulo donde Barney y Baby Bop van al médico. En ese momento su papá trato de acallar esa ecolalia y la doctora le dijo que no la hiciera callar porque quería escucharla, la escucho por espacio de un minuto y empezó: es que esa niña esta hablando con su amiga imaginaria, se ha inventado una amiga imaginaria porque quiere escapar de ustedes, tal vez en algún momento tuvo un problema con usted (mirando a mi) o con ustedes, tal vez vio algo violento y ese es su medio de escape.

En ese momento pensé: mierda esta es una discípula de Bruno Bettelheim, y piensa que yo soy una madre nevera. Y entonces arremetí: en primer lugar doctora, claro que debemos evitar su ecolalia, ese es un objetivo que tenemos con su psicopedagoga porque es algo que limita su inclusión educativa y social. Además (respire) mi hija no tiene ningún problema de vínculo conmigo ni con mi marido, al contrario siempre nos busca y quiere estar junto a nosotros. Y por último nuestra presencia se debe a que necesitamos el certificado de discapacidad y que desafortunadamente solo lo puede dar médicos asociados a las entidades públicas. Realmente me tuve que morder la lengua porque queria decirle que era una vergüenza que una profesional de su nivel todavía creyera en la teoría de las madres neveras y que me daba pena aquellos padres con hijos con presunto diagnóstico que caían en sus manos.

Siguió hablando pero el único que respondía (muy diplomáticamente) era mi marido. No me acuerdo porque hizo la pregunta, pero nos dijo y de ustedes dos quien tiene el carácter más fuerte y sin darnos tiempo ella misma se contesto ¿ud. no señora?.

Cuando noto que la situación se volvió tensa, empezó a realizar el traslado vía un modulo electrónico, pero como no podía hacerlo y se demoraba más de la cuenta me pidió apoyo. En el módulo pude ver que no había la opción para neurología pediátrica, sino para neurología, así que después de algunas aplicaciones más, salio la transferencia al hospital central. Según lo que salio en la máquina nuestra cita con el neuropediatra (del hospital público) es para el 25 de marzo, realmente espero que este mejor informado sobre el tema del autismo que la pediatra de la UBAP (Unidad Básica de Atención Primaria).

Para aquellos que no saben quien es Bruno Bettelheim les dejo el siguiente enlace:
http://autismodiario.org/2011/02/21/%C2%BFmadres-nevera-o-%C2%BFla-frialdad-de-un-hombre-bruno-bettelheim

13 comentarios:

Cristina dijo...

Madre mia¡¡¡¡No me lo puedo creer,que todavía existan medicos así,és alucinante,és de lo peorcito que he escuchado...jo,que me han dado ganas de comermela a bocaos de mala ostia que me ha entrao...pero será inculta,la pelleja y mala víbora y mala persona y...Rosio,me imagino el autocontrol que debiste tener allí para no mandarla a cierto lugar...qué fuerte¡¡

Rosio dijo...

Cristina:
Me da verguenza ajena, tamaña ignorancia. Y mira ahora que la información esta disponible en todos lados.
Lamentable pero cierto...
DE Ripley
Cariños,
Rosio

Graciela dijo...

Desgraciadamente Rosío, sucede a menudo.

No solo para el síndrome del autismo...en verdad no sé si la universidad los prepara mal o la desidia: cuando obtengo el título ya!

Es vergonzante que los padres expliquemos a los médicos, encima discuten, buscan libros, el vademecum de los medicamentos ahhh me contuve de no salirme de 'las buenas formas'.

Besitos, que el camino sea más cómodo!

QueridoQuique(Concha) dijo...

Más de lo mismo.
Que le vamos a hacer.
Vivir para ver!!!
Bsos y abrazos :)

Marina dijo...

Qué ignorancia e imprudencia!!! Pero sobre todo, que falta de respeto, hacia todos!!! Me alegro que al menos hayan conseguido el turno que necesitaban. Pero lamento el mal rato.
Besotes!

Rosio dijo...

Graciela:
Es cierto pasa en todos los lados, pero me parece decidia de la señora (porque el título de doctora le queda demasiado grande) porque como dije en el post anterior la información sobre el tema sobra.
Gracias por pasar.
Cariños,
Rosio

Rosio dijo...

Concha:
Si ya conocemos que pasa en todos los lados, pero es imcomprensible que ocurra.
Ni modo a seguir bregando por los chicos.
Cariños,
Rosio

Rosio dijo...

Marina:
Imprudencia e ignorancia en su nivel más alto, pero mi preocupación e indignación mayor es que se supone que es la "especialista". Cuando salimos mi marido me dijo te imaginas que hubieras sentido si no estuvieramos informado.
Cariños,
Rosio

Fernando dijo...

Hola Rosio, gracias por pasarte por el blog de Cristina.
Me he quedado con la boca abierta leyendo tu entrada. Nunca nos ha pasado una cosa parecida, yo no sé como hubiera reaccionado.
Un abrazo. Fernando.

rosa dijo...

Es verdaderamente indignante que en pleno siglo XXI existan "especialistas" tan desactualizados. Es tan fácil echarle la culpa a terceros de la condición de nuestros hijos.Lamentablemente, el personal biosanitario es el menos informado sobre temas referidos a la discapacidad cualquiera que sea su naturaleza.

VIVI dijo...

LAMENTABLEMENTE AUN EXISTEN A MI ME HAN DICHO DE TODO QUE NO LA TOMÉ EN CUENTA, SI TUVE DEPRESION POST PARTO, QUE PORQUE NO LE DI TETA... EYYY NO TENIA!! QUE CULPA TENGO!! PERO MENOS MAL QUE ES SOLO UN TRAMITE TRANQUILA QUE SI TUVIERAS QUE IR SIEMPRE AHII TE COMPADEZCO PERO GRACIAS A DIOS NO ES ASI....

Daniel dijo...

Hola,acabo.de.ver.el.documental.y.
tanta.ternura.me.hizo.llorar.mucho.
Tiene.mucha.razón.uno.de.
los.entrevistados.al.decir.que.
ustedes.son.reales.héroes.
Tu.hija.tiene.mucha.suerte.de.
tenerte.y.seguro.pronto.te.estará
contando.todas.sus.historias.
Gracias.por.tu.trabajo.y.tu.amor.
Daniel.

Mussala dijo...

Este es sólo un ejemplo más de la nefasta influencia que ha ejercido un video tendencioso y mentiroso contra Bruno Bettelheim. El Doctor Bettelheim curó muchos niños con autismo y sus teorías NO son lo que sus detractores y otros seudocientíficos afirman, con la única intención de METER MIEDO y ganar fama a costa de otros. Y de paso vender sus "TRATAMIENTOS". Lean p.e. EL ARTE DE LO OBVIO, o cualquier libro de Bettelheim y se convencerán de las bondades de los aportes de Bettelheim, y no crean en cuentos de brujas.